Leches vegetales. Mayo sin plásticos. Día 2


En mi casa tomamos leche de avena la mitad de la familia. Lo que supone una ingente cantidad de tetrabrick a lo largo del mes. El tetrabrick es difícil de reciclar, su lugar es el contenedor amarillo, pero en España no se recicla al 100% este residuo. Aquí os dejo cómo  y qué cantidad se recicla.

¿Cual es la solución? Preparar la bebida en casa. Con el caso de la avena es supersencillo. Ponemos una taza de avena a remojar en agua durante toda la noche. A la mañana siguiente tiramos ese agua e incorporamos en una batidora de vaso (puede ser una turmix también) esa  avena y 750 ml de agua. Batimos bien y colamos.  ¡Leche de avena lista! Podemos endulzarla si queremos o ir probando distintas cantidades de avena hasta dar con nuestro gusto.

Al comprar los paquetes de avena nos evitamos el tetrabrick, la avena la podemos comprar a granel, en envases de papel o en el peor de los casos en un envase plástico tamaño familiar. En este caso no habremos eliminado todo el plástico para la reducción será bastante drástica.
¿Cómo lo haces tu?

También te puede interesar

0 Comments

Top Categories